logo la ruta copy mas pequeño.png
 
 

LA RUTA es una puesta en escena realizada por Vladimir Rodriguez, Omar Carrum y Edwin Vargas. Después de un laboratorio creativo en La Futilería, la obra fue estrenada en la Factoría dentro del marco del Festival Danza en la ciudad en Bogota, Colombia y presentada en el Festival CAMPiN en SLP, México. 

Un argumento principal esta basado en el estudio, profundización y juego de la puesta escena de una teatralidad basada en el movimiento y la interpretación característica de nuestras investigaciones precedentes (ESCrito Absurdo / traZhumante / Escritura del Movimiento Improvisado).

El contenido establecido como hilo conductor  son las reflexiones sobre la historia, trasegar y critica de masculinidades, elaborando una idea teatral de movimiento que contribuye a percibir los porqués de algunos comportamientos de la pasada sociedad en la que crecieron nuestros padres, en la que crecimos nosotros y en la hipotética donde crecerán nuestros hijos. LA RUTA es una visita a la intimidad de tres hombres que tratan de descifrarse el uno en el otro en complicidad con el espectador.

 
713A1811-2.jpg
 

 La predominancia del patriarcado en el poder social, político y familiar ha conducido a la sociedad a parte de la catástrofe contemporánea y ha ahondado la división entre los seres humanos sin distinción de ninguna clase. 

Es una lógica de dominación ancestral, fuente e inspiración de diversos sistemas de desigualdad que continúa haciendo estragos en espacios privados y públicos. De allí surge el comportamiento dominante atribuido por herencia a los hombres y a su manera de relacionarse con los otros. De la misma manera, emerge la enorme dificultad para relacionarse con otros hombres sin desarrollar una confrontación de poder. Es justamente en esta dificultad donde el desequilibrio del encuentro siempre es latente, y caemos con facilidad inaudita en la catástrofe violenta y repetida. Detrás de toda esta fachada de poder, redundamos en una enorme soledad y en una gran dificultad al encuentro con el otro y al contacto del cuerpo del otro. 

AX6A0915.jpg

 Tres hombres provenientes de esquinas distintas se encuentran en un espacio común, central y neutral donde confrontan parte de sus comportamientos masculinos. Su saludo amistoso deviene violento sin saber cómo, ni cuándo, ni por qué se deformó esta inocente cita que los expulsa al aislamiento. Y como si de un juego del destino fuera, cada encuentro desencadena ambigüedad, paradoja y ruptura entre estos tres hombres. Aparentan saber jugar un juego que en realidad juega con ellos pero siempre terminan partiendo a las esquinas de sus mundos personales a continuar su ritmo de vida. Tres esquinas de estas tres vidas desarrollándose “normalmente”, en su labor, en su casa, en su espejo. Pero un cuarto ángulo los espera como confesión. Un sofá que los acoge en el ensueño, la frustración, la reflexión. Un sofá que los conjuga como si fuesen uno solo, como si fuesen tres caras del mismo hombre condenadas a no verse jamás.vidas desarrollándose “normalmente”, en su labor, en su casa, en su espejo. Pero un cuarto ángulo los espera como confesión. Un sofá que los acoge en el ensueño, la frustración, la reflexión. Un sofá que los conjuga como si fuesen uno solo, como si fuesen tres caras del mismo hombre condenadas a no verse jamás. 

 
IMG_2716-2.jpg
 
 
PDF
 
 

CONTACT

info@escorporart.com

IMG_2799-2.jpg